0

Consejos para la Navidad con los más pequeños

Transmitir esperanza, positivismo y centrarse en el presente ayudarán a mantener un clima más relajado y una comunicación más fluida.La Navidad del 2020 serán recordadas por todos nosotros como diferentes y atípicas, habrá ausencias y no serán posible las grandes celebraciones. Desde luego, no contamos con referencias anteriores ya que no van a parecerse a las que hemos vivido hasta ahora, pero pueden convertirse en unas fechas especialmente emotivas, de cuidado a los nuestros e incluso de agradecimiento.

Probablemente serán más tranquilas, íntimas y caseras, momento de mirar atrás y ver todo lo que hemos vivido y aprendido en este año tan difícil. No habrá espacio para cotillones, lentejuelas ni fiestas…, pero sí, para reflexionar, para compartir con el otro y darle el verdadero significado a la Navidad, diluida en los últimos años por un excesivo consumismo. Las Navidades tienen una fuerte connotación emocional tanto en niños como en adultos, donde se viven y experimentan con mucha intensidad las emociones positivas como negativas, desde la alegría, la sorpresa y el amor…, hasta la tristeza, la frustración o incluso el enfado.

Importante que este año pongamos especial atención a nuestra actitud y a los mensajes que transmitimos a los más pequeños. Toca hacer un esfuerzo por levantar el ánimo y no caer en la desgana, sobre todo si hay niños en casa. Ellos merecen vivir esta época con la magia e ilusión de siempre y mucho dependerá de cómo nosotros lo gestionemos.

A continuación, detallamos algunos consejos e ideas que pueden facilitar esta Navidad con los niños:

  • Lo primero, identificar nuestras capacidades y fortalezas. El COVID lleva acompañándonos unos meses, por lo que ya hemos desarrollado distintas estrategias de afrontamiento. Es momento de estar tranquilos, de aceptar las circunstancias y confiar en la capacidad de adaptación y flexibilidad que nos han demostrado los menores en todos estos meses.
  • Hablar desde este momento con nuestros hijos de como serán las Navidades en los próximos días. Evitar hablar de todo lo que no se va a poder realizar, huir de los mensajes tremendistas y culpabilizadores. Transmitir esperanza, positivismo y centrarse en el presente ayudarán a mantener un clima más relajado y una comunicación más fluida.
    • Anticipar distintas situaciones conllevará que tengan tiempo de asumir la realidad, poder hablar de sus preocupaciones y deseos hará que no se frustren más adelante por expectativas no cumplidas.
    • Podemos buscar espacios concretos destinados para hablar de cómo nos sentimos o favorecerlos mediante distintas actividades, juegos y dibujos.
    • Incluso con los más pequeños, buscar juegos y retos para mantener la distancia social, el uso del gel o la mascarilla.
  • Mantener planes y tradiciones que se repiten año tras año.
    • Decorar la casa, escribir la carta a los Reyes Magos, ver películas familiares, cocinar postres navideños donde ellos colaboren, tomar las doce uvas o cantar villancicos son algunos ejemplos de actividades sencillas de mantener. No olvidemos la importancia de los rituales y costumbres en la evolución y desarrollo de los niños, creando un sentimiento de continuidad, cohesión y vínculo familiar. Navidad

Transmitir esperanza, positivismo y centrarse en el presente ayudarán a mantener un clima más relajado y una comunicación más fluida.

  • Además, de incluir los planes más tradicionales, también es una ocasión perfecta para desarrollar nuestra creatividad e imaginación como hicimos en el confinamiento. Al mismo tiempo, la climatología nos acompaña para estar en casa y no tenemos tantos compromisos sociales como años atrás.
  • Buscar alternativas para estar en contacto con nuestros seres queridos. Mantener el contacto mediante videollamadas, volver a enviar felicitaciones navideñas por correo postal, mensajes por el móvil personalizados, grabar a los niños disfrazados o cantando villancicos ya que en muchos colegios este año no habrá funciones navideñas o enviar manualidades hechas en familia. Cualquier fórmula es válida para sentirnos más cerca y acompañados.
  • Ayudarles y acompañarlos en el duelo si ha fallecido algún familiar. Es importante que no actuemos como si no hubiera ocurrido nada, ayudará hablar de esa persona, recordar momentos felices y transitar las emociones que despierte en la familia. Además, se puede hacer uso de lo simbólico para que esté más presente: una fotografía, su canción favorita, las flores con las que le gustaba adornar la mesa, su receta mejor guardada o un brindis por su recuerdo.
  • Por último, agradecer poder vivir estas Navidades, llenarnos de cariño y comenzar a soñar que haremos en las próximas.

¡Porque sí, la pandemia pasará!

Programa Recurra-Ginso

FacebooktwitterFacebooktwitter
Beatriz Urra González

Beatriz Urra González

Licenciada en Psicología Clínica por la Universidad Pontificia de Comillas de Madrid. Máster en Psicooncología por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Terapia Familiar y Pareja Sistémica por ITAD. Máster en Evaluación Psicológico-Forense y Penitenciaria por el Colegio Cardenal Cisneros (Universidad Complutense). Ha trabajado 3 años en el Gabinete Psicopedagógico Marta Valcárcel con evaluación, diagnóstico y tratamiento en niños y adolescentes. Desde Febrero de 2012 trabaja como psicóloga en recURRA en intervención individual, pareja, familiar y grupal. Imparte clases en el Máster de Psicología General Sanitaria y de Evaluación Psicológico-Forense y Penitenciaria del Cardenal Cisneros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*