0

Comunicación y relaciones

Comunicación y relaciones“El lenguaje es el vestido de los pensamientos” (Samuel Johnson)
A veces aparecen personas con el “libro” cerrado.
Otras con las tapas rotas de tanto abrirlo.
Otros llevan a clase de filosofía el libro de álgebra.
Los hay que no llevan libro, pero sí ganas de atender y escribir.

En el camino de la comunicación, el hilo se pierde con facilidad, y sorprendentemente en esta era de la tecnología, las redes nos enredan y a veces distorsionan el mensaje.

¿Menos es más? Un minuto cara a cara puede clarificar más que horas de wasap.

Herramientas comunicacionales como la ironía, el humor, o la crítica, tan prácticas en el discurso habitual, pueden dañar aún más un vínculo mal establecido.

Mensajes claros, sinceros, desde el yo, propician la escucha. Y respuestas desde la emoción y lejos de juzgar al otro, propician el diálogo y la búsqueda de soluciones.

Cómo nos comunicamos afecta a cómo nos relacionamos.

Últimamente se nombran nuevas formas de relación en torno a la patología, relaciones tóxicas, relaciones simbióticas. Estas últimas denotan un comportamiento que anula estados individuales del yo en el otro. Pero la biología destaca la parte positiva del término, mutualismo, por medio del cual ambas partes se benefician en su desarrollo vital. O en sociología, la simbiosis implica relaciones en base a la colectividad y la solidaridad.

Mensajes claros, sinceros, desde el yo, propician la escucha. Y respuestas desde la emoción y lejos de juzgar al otro, propician el diálogo y la búsqueda de soluciones.

En psicología, como en la vida misma, buscar la fortaleza para manejar la dificultad, es una estrategia terapéutica muy válida.

Busquemos lo bueno que nos unió, rescatemos la parte no dañina para transformar la influencia mutua en algo positivo. Y aprendamos a comunicarnos. Mediante la escucha activa; con atención, la asertividad; expresando nuestras necesidades, opiniones y emociones sin afectar a los derechos del otro, y la proacción; término acuñado por Víktor Frankl, que motiva a tomar el control de la conducta de forma creativa, positiva y, sobre todo, activa.

La comunicación se produce en ambas direcciones y esto activa reacciones mutuas. Por ello;

Expresa tus necesidades y respeta las del otro, intenta resolver conflictos, no crearlos, y no olvides que no sólo te comunicas con palabras, sino con todo el cuerpo. Nos comunicamos hasta con el silencio y nos relacionamos incluso desde la inanición. Lo importante es saber que queremos transmitir y para qué.

Qué gusto relacionarse bien, comunicarse desde el mismo idioma, el del respeto. Sentirse comprendido y escuchado, y propiciar beneficio mutuo con quien nos rodea.

Programa Recurra-Ginso

FacebooktwitterFacebooktwitter

Olaya Rodríguez Sánchez

Licenciada en Psicología Clínica por la UNED. Máster en Psicología General Sanitaria. Máster en Terapia de Conducta. Grafóloga Experta en Evaluación y Diagnóstico de Psicología Clínica. Monitora de Ocio y Tiempo Libre. Actualmente psicóloga en el Centro Terapéutico RECURRA GINSO. De 2012 a 2021, educadora en el Centro Terapéutico RECURRA GINSO, anteriormente en Centro de menores Teresa de Calcuta desde el 2007.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*