0

Cerebro dúctil: Neuroplasticidad

cerebro dúctilLa neuroplasticidad, proceso de aprendizaje neurobiológico, de los/as niños/as y jóvenes, nos indica el punto de inmadurez en el que se encuentra el área prefontal de su cerebro en relación a las capacidades cognitivas, pero como ventaja nos habla de una maravillosa capacidad para reformular redes neuronales y a su vez producir cambios en su modo de proceder.

A lo largo de los años se ralentiza la velocidad de procesamiento cerebral, lo cual disminuye ciertas capacidades cognitivas y esto es un inconveniente para producir cambios en los/as adultos/as en comparación con  los/as niños/as y  los/as jóvenes, pero esto no ha de ser excusa para no cambiar lo que está mal, lo que dificulta la relación familiar, que no siempre es responsabilidad del adolescente, del “menos maduro”, la neuroplasticidad también es posible en el cerebro adulto, este proceso es algo más rígido, aunque no imposible, con entrenamiento y voluntad.

Desde el centro terapéutico RECURRA GINSO, el programa es familiar, lo que implica esfuerzo y motivación por parte de hijos/as y padres/madres, el cambio en los/as jóvenes es más inmediato, como dicen ellos, trabajan a nivel personal y social “24-7”, la convivencia genera continuas situaciones para entrenar, y con las nuevas herramientas adquiridas, otro modo de afrontar las discusiones, las frustraciones y también las alegrías y las tristezas.

Desde el centro terapéutico RECURRA GINSO, el programa es familiar, se trabaja nivel personal y social “24-7”, y se adquieren herramientas para afrontar las discusiones, frustraciones, alegrías y tristezas.

Tras ello, lo difícil es trasladarlo a su vida real, con los/as adultos/as de referencia reales y los/as amigos/as y relaciones reales, las que ellos/as eligen. Mantener este cambio a lo largo del tiempo si a su alrededor no ha cambiado nada, es difícil, e injusto para ellos/as, pues aunque son “esponjas”, cerebralmente hablando, también tienen otras rutas neuronales que les recuerdan otros caminos, caminos que no les hacían bien, pero que les gustaban. Para elegir las rutas más beneficiosas para ellos/as, necesitan que en su camino haya alternativas, que los padres/madres, ofrezcan nuevas respuestas y conductas que no les conecten con respuestas y conductas antes utilizadas y que no eran efectivas.

Los investigadores Kleim y Jones esbozan principios para potenciar la neuroplasticidad, si bien es cierto que es un término muy vinculado a la recuperación de lesiones cerebrales, usarla como recurso de mejora de nuestro cerebro en general, fomenta un estado más saludable del mismo:

Tras el eslogan “úselo o piérdalo”, “úselo y mejóralo”, aparecen premisas muy interesantes, como lo importante que es la especificidad a la hora de entrenar conductas, insistir en la repetición de la conducta que queremos instaurar, adaptándonos  a las capacidades propias, motivando el cambio a través de las emociones que genera, trasferir lo aprendido a múltiples entornos, y estar atentos/as a las posibles interferencias de redes mal establecidas, lo que conlleva  aprendizajes desadaptativos.

No podemos educar bien si no somos buenos/as modelos, y para ello hay que propiciar el cambio de lo que no beneficia a la educación de nuestros/as hijos/as.

Si esta práctica la hacemos en torno a un vínculo seguro que enfatice un lenguaje positivo, en un entorno seguro en el que no reaccionemos ante las emociones de nuestros/as hijos/as, sino que gestionemos las que nos provoquen respetando también las suyas y buscando un espacio común donde poder propiciar la confianza, la independencia, la fortaleza y la resiliencia. Conseguiremos alimentar su autoestima y la nuestra.

No podemos educar bien si no somos buenos/as modelos, y para ello hay que propiciar el cambio de lo que no beneficia a la educación de nuestros/as hijos/as. La novedad es una de las principales fuentes de plasticidad cerebral, seamos novedosos/as a la hora de enfrentar la vida y las relaciones, así nuestra familia también creará nuevas estrategias para afrontar las dificultades en base a un vínculo fuerte y estable.

Programa Recurra-Ginso

FacebooktwitterFacebooktwitter

Olaya Rodríguez Sánchez

Licenciada en Psicología Clínica por la UNED. Máster en Psicología General Sanitaria. Máster en Terapia de Conducta. Grafóloga Experta en Evaluación y Diagnóstico de Psicología Clínica. Monitora de Ocio y Tiempo Libre. Actualmente psicóloga en el Centro Terapéutico RECURRA GINSO. De 2012 a 2021, educadora en el Centro Terapéutico RECURRA GINSO, anteriormente en Centro de menores Teresa de Calcuta desde el 2007.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*