0

El grupo terapéutico de madres y padres

El denominador común es el ingreso en nuestro Centro Residencial Terapéutico de un hijo/a, por el conflicto con sus progenitores.Desde el Programa RECURRA-GINSO consideramos de suma importancia el trabajo con padres y madres en grupo. En este caso, el denominador común es el ingreso en nuestro Centro Residencial Terapéutico de un hijo o hija, por la magnitud del conflicto con sus progenitores. Otras veces, también coexisten problemas que afectan a otros contextos como lo académico, personal, social, la salud o la pérdida de valores.

Nuestros pacientes manifiestan que es de los pocos espacios donde se sienten comprendidos/as ya que, en su camino por buscar soluciones, a veces se han encontrado con personas qué, con buena intención, pero con poco acierto, les proponen soluciones rápidas y fáciles. Después de un largo recorrido y de haber probado muchos recursos, les invaden sentimientos de angustia, frustración, ansiedad, impotencia, culpa o vergüenza, siendo muy duro reconocer qué estás siendo agredido/a por tu propio hijo o hija.

A los padres es invaden sentimientos de angustia, frustración, ansiedad, impotencia, culpa o vergüenza, siendo muy duro reconocer qué estás siendo agredido/a por tu propio hijo o hija.

      • El grupo ofrece un espacio de confidencialidad y seguridad, donde expresarse sin juicio.
      • La potencia de grupo terapéutico reside en que las personas que te acompañan hacen de espejos, devolviéndote imágenes que a veces no somos capaces de ver. Fritz Perls enfatizaba en la eficacia del encuadre grupal sobre el individual porque actuaba de manera más contundente en las resistencias del paciente.
      • El grupo ayuda a reconocerse en otras personas con problemas similares y resonar o conectar con sus propias vivencias y empatizar con ellas.
      • Es un lugar de crecimiento y de aprendizaje para poder ver las propias dificultades personales y en la relación. Los/as profesionales que acompañamos, cuidamos tanto la integración de los propios miembros, el conocimiento y el apoyo que se brindan, como el trabajo personal con propuestas introspectivas.
      • Un espacio donde experimentar y atreverse, siendo la que más se expone en primera persona, la que más se lleva.
      •  El grupo terapéutico necesita de todos sus miembros, porque se reproducen relaciones que se pueden dar en nuestra vida diaria.
      • Nuestros grupos tienen la característica de estar vivos, lo que significa que durante el proceso hay nuevas incorporaciones y también hay despedidas. Esto es enriquecedor, porque una persona nueva puede tomar de referencia a otras que llevan parte del proceso andado. También las veteranas empatizan con los/as compañeros/as que empiezan por primera vez.

En esta transitoria compañía, se establecen vínculos muy hermosos, compartiéndose desde lo más amado que son nuestros/as hijos e hijas. Pudiendo habitar lugares comunes para mitigar la soledad.

Programa Recurra-Ginso

FacebooktwitterFacebooktwitter

Mauricio Contreras

Licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid. Experto en Psicoterapia Psicodramática con niños y adolescentes por la Asociación para el Estudio de la Psicoterapia y Psicodrama. Terapeuta Humanista Gestalt por la Escuela Madrileña de Terapia Gestalt.  Miembro del equipo del programa Recurra GINSO desde 2012. 15 años de experiencia conduciendo actividades en el ámbito del ocio y el tiempo libre con adolescente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*